Infancias y Juventudes: Violencias, Conflictos, Memorias y Construcción de Paz


El Eje “Infancias y juventudes: Violencias, Conflictos, Memorias y Procesos de Construcción de Paz”, de la III Bienal Latinoamericana y Caribeña de Infancias y Juventudes: Desigualdades, Desafíos a la Democracia, Memorias y Re-Existencias, busca propiciar el intercambio en torno a las categorías mencionadas en su nombre, entre los y las investigadoras de Latinoamérica y el Caribe, que han venido desarrollando aportes a la comprensión y a la práctica construida sobre, con y para los niños, niñas y jóvenes.

Este Eje parte del reconocimiento del contexto latinoamericano y caribeño, en el que históricamente se ha naturalizado la presencia de múltiples violencias. En dicho contexto se han construido, legitimado y reproducido unas narrativas hegemónicas respecto a los niños, niñas y jóvenes y a sus agentes socializadores desde la mirada de la vulneración de derechos, que los posiciona generalmente desde la pasividad, con la subsecuente necesidad de protección, o desde el riesgo que generan en los contextos en los que participan, debido a su afectación frente a lo vivido. En dichas narrativas se han dejado de lado las experiencias, conocimientos, necesidades y expectativas de actores sociales considerados dependientes e inmaduros, este es el caso de los niños y niñas; al igual que de aquellos actores sociales que son considerados peligrosos, apáticos y contestatarios, este es el caso de los y las jóvenes.

Esto ha hecho que los niños, niñas y jóvenes sean narrados como víctimas, y en algunos casos como victimarios en los contextos de guerra, situación que los deja en un lugar de dependencia y pasividad frente a los adultos. Es decir, que en la historia de la violencia esos sujetos han tenido un protagonismo reproductor, pero no han sido asumidos como sujetos políticos con capacidad generativa para la paz, la reconciliación y la democracia. 

En general, la presencia de las violencias ha silenciado las voces de niños, niñas y jóvenes por su propia protección o por la protección de sus seres queridos. Esto ha llevado a que se olvide lo vivido desde las voces de niños, niñas y jóvenes. La verdad se ha considerado una única verdad y no se percibe como presente en aquellos niños, niñas y jóvenes dependientes, inmaduros o peligrosos. Por lo que sus memorias se han dejado de lado en la historia de nuestro continente.

Consideramos fundamental recuperar las memorias entendidas como aquellos significados atribuidos en el presente a las experiencias vividas, en constante conexión entre el pasado que fue acontecimiento, los sentidos y prácticas presentes y las posibilidades futuras que se construyen desde dichos sentidos y prácticas. Interesan las memorias no para quedarnos fijados en el pasado, sino como ejercicio de volver a narrar y por ende de resignificar lo vivido, lo que permite la emergencia de potencias, resistencias y re-existencias, que se apartan de la revictimización. Sabemos que en el caso de los niños y niñas, y mucho más en sus primeros años se vida, se han silenciado las memorias en pro de su protección; reconocemos la importancia de la no revictimización, pero también del ejercicio de reconstrucción de las memorias como aprendizaje frente a lo vivido y como recuperación de sentidos y prácticas culturales.

Al reconocer las situaciones descritas, la problematización, comprensión, abordaje, potenciación y transformación de las condiciones objetivas y subjetivas en las que los niños, niñas y jóvenes construyen su identidad y subjetividad en contextos de violencia, es necesariamente una inquietud que interroga, por un lado, a la relación sujeto-política-cultura-memoria, y por otro, a las teorías del desarrollo humano, a las concepciones sobre el sujeto, la familia, la subjetividad, los escenarios y los procesos de socialización, y al contexto socio-histórico en el que acontecen.

Frente al contexto descrito, el Eje invita a la pregunta por los modos en los que los niños, niñas y jóvenes que viven en contextos alta vulneración y violencias agencian su desarrollo humano con otros y otras y construyen y narran de manera generativa sus identidades y subjetividades políticas, de modo tal que logran movilizar procesos de paz, reconciliación y democracia; teniendo presente la importancia de enfrentar y desactivar, desde la acción conjunta entre el gobierno, la sociedad civil, la comunidad internacional, la academia y los mismos niños, niñas, jóvenes, familias y agentes educativos, la naturalización cotidiana de la violencia arraigada en la desigualdad y la pobreza, y cuyas directas consecuencias se perciben en la instauración de dinámicas sociales de exclusión y despolitización. 

El Eje se propone: abrir la reflexión sobre las distintas violencias presentes en el contexto Latinoamericano y Caribeño, en el marco del cual emergen las subjetividades e identidades infantiles y juveniles en procesos de socialización política y de construcción social de paz; y comprender las dinámicas de los conflictos y las violencias y el papel que la memoria juega en procesos de construcción de paz con participación de niños, niñas y jóvenes; construir perspectivas de abordaje desde las ciencias sociales, pertinentes al contexto Latinoamericano y Caribeño, que orienten estudios en infancias y juventudes en contextos de violencias y conflictos, encaminados hacia la socialización política como vía para la transformación social y la construcción de paz, complejizar la mirada sobre los procesos de socialización de niños, niñas y jóvenes en dichos contextos, a partir del reconocimiento de la importancia de los procesos relacionales en la construcción de sus subjetividades, identificando el potencial transformador de las relaciones y de la participación de niños, niñas y jóvenes como agentes sociales activos en la construcción de país y rescatar el papel fundamental en los procesos de construcción de paz del reconocimiento y resignificación de las memorias que visibilicen las voces de los niños, niñas y jóvenes que han vivido en contextos de violencias y conflictos, desde sus potencias y su subjetividad política.